Opiniones sobre la obra especulativa de Jorge Alberto Collao

Publicado el 16 de mayo del 2016 | 2
3
Por Equipo PdE
ALGUNAS OPINIONES SOBRE LA NOVELA “AUNQUE TAL VEZ SÓLO SEAMOS LOS DIOSES DE LAS HORMIGAS“:
Aunque tal vez sólo seamos los dioses de las hormigas” de Jorge Alberto Collao
Puerto de Escape, 2014
72 págs.
“Jorge Alberto Collao ha escrito así un libro único, por múltiples razones. Pero su principal mérito es narrar el nacimiento de una idea, desde sus revueltas y vaguedades, hasta su concreción final en forma de un potente relato de especulación científica.”
Marcelo Novoa, Académico y Editor, Valparaíso-Chile.
“En ese sentido, “Alien” de Ridley Scott es un muy buen ejemplo cinematográfico. A nivel literario, obras osadas al respecto son “Solaris” de Stanislaw Lem, “Los Propios Dioses” de Isaac Asimov, o “La voz de los Muertos” de Orson Scott Card. A estas obras atrevidas que cambian el paradigma de la antropomorfización de las vidas extraterrestres, desde ahora, hay que añadir el libro de Jorge Collao”.
Mario Bustos Ponce, Abogado y Autor de Ciencia Ficción, Santiago-Chile.
“Y otro aporte interesante fue el narrador (3° persona) que, a diferencia de otros libros de razas extraterrestres, es el primero que leo donde se impone el límite de la visión humana, dejando en claro que por eso hay ciertas cosas que “no se pueden explicar” (Por ejemplo, la forma de comunicación entre los personajes o el concepto de tiempo que ellos tienen…)”
S. K. Sreibet, Blog de reseña de libros http://skseibert.blogspot.com/.
Aunque tal vez sólo seamos los dioses de las hormigas del poeta Jorge Alberto Collao presenta una introducción que aborda la concepción de la obra. Son 16 páginas -en la primera edición- que dan una clara explicación a lo que vendrá en las siguientes 53. Esta es una obra donde el tinte poético se vuelve tan fuerte que transforma su lectura en una que requiere atención y dedicación, similar a las requeridas en obras filosóficas o con gran carga simbólica, como es el caso de “La última canción de Manuel Sendero” de Ariel Dorfmann, o “El color de la Amatista” de Sergio Meier.
Jorge Collao pretende llevar a cabo la ambiciosa y tremenda tarea de crear una obra en la que la lógica del lenguaje no encierre el pensamiento en los márgenes habituales. Buscó abrir un relato en el que el lenguaje no fuese enmarcado dentro de los parámetros humanos, que pudiese flexibilizarse al pensamiento de criaturas no humanas, no condicionadas a los clásicos estados y sentimientos humanos. La idea de sentido de la vida, del sentido del tiempo, del cuidar de uno mismo se entrecruzan constantemente generando durante la narración ambientes y situaciones similares a las que han sucedido durante la Historia de la humanidad en la que la moral ha sido llevada al límite del pensamiento humano. Momentos de la historia como los suscitados por las fuentes que relatan cómo los cristianos, crucificados en los coliseos por los romanos, mientras el fuego crece en las piras bajo sus pies, comienzan a entonar emotivas canciones religiosas. Aquellos estados de la moral, extremos e increíbles, son vivificados con igual fuerza, pero en condiciones diferentes por seres que las viven de forma habitual…”
José Hernández, Chile, Review LDP.
“La historia cuenta sobre el proceso de descubrimiento y formación de las especies en otros planetas. El lector asiste en primera fila al inicio de la exploración de seres extraterrestres a otros mundos. En este recorrido, los seres intentan explicarse la vida o digámoslo, lo que ellos conceptúan como vida.(…) En una suerte de gimnasia mental, la obra de Collao plantea que los seres galácticos no se rigen por nuestras leyes y a su vez, cuando descubren a otros seres galácticos estos tienen otras leyes. Este manejo me hizo acordar de un cuento de José Luis Borges, que se llama: «Un Sueño». En una de las líneas dice: «En esa celda circular, un hombre que se parece a mí escribe en caracteres que no comprendo un largo poema sobre un hombre que en otra celda circular…». Es decir, Collao al igual que Borges ponen la idea circular del tiempo infinito. Quizás, esta apuesta a la metáfora se la deba a su propio recorrido como poeta.
Desde mi perspectiva, Collao trata de equilibrar narración de ciencia ficción y fantasía. Es una lucha que se mantiene a lo largo de la narración. Por un lado, la ciencia ficción nos encierra en suposiciones científico-filosóficas. Y por otro, la narración admite el derecho a fabular. Pero en este sentido, la ciencia ficción sale airosa, porque nos sumerge en ideas abstractas de la física contemporánea…”
Cristian Londoño Proaño, para Amazing Histories, Ecuador.
“Aunque tal vez sólo seamos los dioses de las hormigas llama la atención del lector por su peculiar título, pero no únicamente por ello, ya que sus singularidades se hallan también a lo largo de sus páginas. Se trata de una novela corta de ciencia ficción que se adentra en una cultura alienígena desde su propia perspectiva.
Uno de los mayores atractivos de esta novela es que, al contrario que otras obras de ciencia ficción que presentan extraterrestres con apariencia física y emociones muy humanizadas, Jorge Alberto Collao se desmarca de esa tendencia. Así, resulta una apuesta arriesgada, ya que el autor presenta una historia protagonizada por alienígenas desde un enfoque alternativo y libre de clichés… De cualquier forma, dada su originalidad, es una lectura idónea para los apasionados de la ciencia ficción”.
Ana Rayas, España, Quelibroleo.com
Jorge Alberto Collao
Skype: Jorge Alberto Collao Galleguillos
Portada Tal vez seamos dioses
2 respuestas a “Opiniones sobre la obra especulativa de Jorge Alberto Collao”
  1. Jorge Alberto Collao dice:

    Es bastante grato enterarme que mi novela se esté usando como control de lectura para chicos de cuarto medio. Me halaga y me ruboriza.

Comenta este artículo: