Bibliomancia: Nueva voz generacional en Literatura Fantástica

Publicado el 8 de febrero del 2010 | 4

Diva Steampunk_2

Por Marisol Utreras

Te bauticé bagual”, así empieza un poema que dediqué a un varón bastante indómito que aún ronda mi vida… Lo cual gatilló mi natural curiosidad para conocer a este “bagual” –así con minúscula lo escribió su autor– ópera prima del joven escritor viñamarino, Felipe Becerra Calderón (“Bagual” 2008). Lo leí sin respiro, por espacio de dos horas, y lo encontré absolutamente cautivador, porque se aparta por completo de lo parámetros comunes en los que se tiende a encasillar una novela fantástica.

Partamos diciendo que está narrada por al menos dos nonatos, ya que hablan en plural de “nuestra mamá”, pero no se dan más detalles, estos seres van haciendo un relato descarnado, tierno y obscuro de su madre Rocío, estudiante de Medicina en Valparaíso, que posterga su vocación por irse con su esposo, Carlos Molina, teniente de Carabineros, prácticamente a enterrarse en vida al pueblo de Huara (Norte de Chile). Ahí se va dando un in crescendo de asfixia emocional, soledad, desamparo y esa sequedad eterna del Norte Grande, en un lugar árido en tierra y gente, abrumadoramente lejos de nuestro frío y entrañable mar.                          Bagual. cover

Rocío se desfoga conduciendo su auto una y otra vez por las calles muertas, donde misteriosamente le advierten que no se acerque a las “tortas”… Es allí donde moran los baguales, entendidos aquí como perros salvajes, lo que se acerca de alguna manera a la definición clásica   que siempre he manejado, que los señala como caballos salvajes de la Patagonia, y también, los toros baguales, ya extinguidos.

Mientras tanto, la novela también da cuenta de una crónica, pues el teniente lleva en el libro de guardia un registro obsesivo-compulsivo de todos los hechos del pueblo por pueriles que éstos sean, como una forma desesperada de atrapar el tiempo y salirse de la soledad que  lo   agobia noche y día.

Es tal la candidez y desamparo que transmiten los nonatos en su relato, que hasta llegué a extrañarlos cuando “se perdían de vista”, provocándome un salto eléctrico el instante en que aparecían y retomaban el curso de la historia.

Sorprende el desgarro que cruza toda la escritura, es una sensación que traspasa al propio libro, que luce en la portada –gracias a una   magistral elección- un detalle de la obra plástica “Angelito” de Arturo Rivera; aquí cabe señalar que la cuidada factura del texto es obra y       gracia de la Editorial Zignos (2008) ubicada en Lima, Perú…  Al parecer, este bagual viñamarino no fue del todo comprendido en nuestro             medio; generalmente eso pasa cuando alguien tiene el talento y audacia para dar el salto cuántico que deja atrás a toda una generación.

4 respuestas a “Bibliomancia: Nueva voz generacional en Literatura Fantástica”
  1. Daniel Salvo dice:

    ¿Bagual fue publicada en Perú?

  2. Estimado daniel
    Así es, la editorial es de allá, por qué no averiguas y nos cuentas qué te pareció? Saludos!

  3. Berta Salles dice:

    Como de costumbre, después de leer el artículo de Marisol, dan ganas de buscar y leer de inmediato el libro.

  4. Daniel Salvo dice:

    Lo busqué… completamente agotado.

Comenta este artículo: